• “Dios tenía algo que decirme personalmente”

    Montse Santiago. Fraternidades marianistas de Barcelona.

    Montse Santiago es una joven fraterna de Barcelona. Monitora y miembro de la Escuela de “Guinomai” (Grupos juveniles marianistas de fe), trabaja juntos a otros fraternos en la pastoral de la parroquia “San Cristobal”, obra misionera que animaron durante muchos años los religiosos marianistas. Históricamente fue la primera parroquia asumida por la SM ya antes del Vaticano II. Tras la marcha de la SM de Barcelona, hace pocos años, las Fraternidades son una auténtica “comunidad marianista” que mantiene el carisma y la misión en el barrio y en esa parte de la ciudad. Al otro extremo de Barcelona, las hermanas marianistas del “Col-legi Adela” (CAT), son el testimonio de la vida consagrada marianista en misión educativa. Dos grupos complementarios que abrazan Barcelona con nuestro carisma y compromiso misionero.

    1.- ¿Cómo brotó y se afianzó en ti la fe cristiana? 

    Desde que era pequeña mis abuelos y mis padres me llevaban a misa. Nací en una familia creyente practicante y por eso la Fe ha estado presente siempre en mi vida. Pero fue después de la comunión, al empezar mi camino en el grupo Ensems (de los grupos de Fe marianistas Guinomai) cuando la Fe empezó a cobrar cada vez más importancia en mi vida. En estos grupos empecé a verme como un sujeto activo en la relación con Dios y poco a poco fui aprendiendo a escuchar su llamada.

    2.- ¿Qué experiencias o encuentros han configurado luego tu fe y la han hecho madurar?

    Dos experiencias fueron fundamentales cuando tenía 17 años para lanzarme a este camino de Fe: la Pascua Joven Guinomai (entonces en Logroño) y el encuentro de Taizé en Milán. En ambos aprendí a compartir la Fe en comunidad y descubrí que era mucho más enriquecedora esta manera de vivirla. También fue la primera vez en ambos encuentros que sentí que Dios tenía algo que decirme a mi personalmente.

    Posteriormente mi pertenencia a Fraternidades me permitió vivir cada año unos ejercicios espirituales que año tras año suponen una inyección de maduración y motivación para ir avanzando en mi Fe.

    3.- ¿Qué ha significado para ti el carisma y la Familia marianista en el seguimiento de Jesús?

    El carisma marianista ha estado presente siempre en mi vida de Fe, ya que la Parroquia dónde me llevaban a misa mis abuelos era marianista. Para mí supone un estilo de vivencia de Fe que me permite conectarla con mi vida diaria. Haber pertenecido a grupos de Fe juveniles de marianistas y a las Fraternidades Marianistas ha supuesto que parte de mi manera de entender la vida y la Fe esté totalmente marcada por el carisma. La oración, la interiorización y la misión, presentes en los pilares de los dos grupos marcan mi vivencia de Fe.

    4.- ¿La pastoral de jóvenes qué te ha hecho descubrir en ti y en ellos?

    La pastoral de jóvenes me permitió descubrir mi camino de Fe y de misión, me propuso una manera de vivir basada en el amor a los demás y en el servicio. Ahora mi participación en los Grupos de Fe como monitora y como miembro de la Escuela Guinomai me permite acompañar a los jóvenes en ese despertar a la Fe. Es algo muy bonito y muy enriquecedor, ya que cada vez que acompañas a un grupo de chavales en todos esos hitos que para ti han sido importantes vuelve a renacer algo en ti que te ayuda a reafirmar tu Fe.

    5.-¿Cómo crees que debe ser nuestro testimonio de fe y nuestro diálogo con los no creyentes o los alejados?

    Durante mi vida escolar y en la universidad fue un reto para mi compartir mi Fe con los no creyentes. Los colegios en los que estudié no eran religiosos y la mayoría de mis compañeros no era creyentes. En la universidad la situación era muy parecida. Mis experiencias en esos dos espacios me enseñó que el diálogo con las personas no creyentes siempre es más enriquecedor desde la voluntad de mostrarte de manera sincera y abierta. El mensaje de Dios se basa en el amor y dialogando con los otros desde ahí siempre se encuentran puntos en común.

    Canción: Pintor de mis sueños.

    Grupo Egunsentia. Álbum: A tientas. 2002.

     

    PINTOR DE MIS SUEÑOS

    Ven a mi vida y dibuja una suave caricia que me llene de ternura, navegando en tu amor.

    Pon ahora tus manos sobre las mías, para pintar las alegrías y borrar así el dolor.

    Pinta y decora mi vida, con hermosas palabras, quiero que sea el lugar donde has de habitar.

    Todas mis noches que sean días y entre tus huellas dejar las mías, llegándote a encontrar.

    Estribillo:

    Pintor de mis sueños, haz de mí tu reflejo, pintor cada día, tu alegría será mía,

    pintor de mis sueños haz de mí tu reflejo, pintor de mi vida, que sea yo tu sonrisa.

    Acércame al sol mientras bailamos con la brisa, acércate muy deprisa por el hueco de mi ser,

    abre mis ojos y mis oídos, mezcla mis lágrimas y tu risa y renuévame en tu amor.

    Pintor de mis sueños…

  • ¿Cómo lo ves?