«A mí me lo hicisteis»

Amí

Pixelada

«… Lo que hayáis hecho a uno solo de estos mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis». (Mt 25, 40)

41 años de trabajo en Empresas privadas, cuyo denominador común ha sido fundamentalmente el trato con personas, te permite vivir de manera muy intensa momentos de alegría, de dolor, pero sobre todo puedes compartir la vida con los demás.

Pero cuando de modo totalmente voluntario, decides dejar el trabajo remunerado, para dedicarte más en profundidad a los tuyos, a tu familia, porque consideras que os necesitáis más los unos a los otros , surge con intensidad un tema que muchas veces tuve presente en mi vida: PODER DAR GRATIS A LOS DEMÁS TODO LO QUE YO HE RECIBIDO GRATIS.

Y es entonces cuando empieza mi andadura en el camino del voluntariado. La elección no me fue difícil, siempre pensé que Cáritas hacia una labor social muy importante y que además estaba vinculada a la Iglesia, de la que formo parte con mucho orgullo.

Llegar a poder hacer algo en el seno de la Organización no ha sido fácil. Empiezas con una presentación general de lo que hace Cáritas. Después una entrevista personal para valorar habilidades. A continuación un curso de 3 días para profundizar en las actividades de Cáritas y poder decidir donde cada uno se siente más identificado. Y por último cuando ya consideran y te proponen tu misión, un curso de tres días para perfeccionar conocimientos y crear una dinámica común de actuación.

Una magnifica dosis de humildad, cuando tú provienes de un puesto de Dirección y crees que te lo sabes todo.

Y ahí empieza mi tarea en el mes de Enero pasado, junto con dos compañeros, a los que no conocía, y que hemos hecho un magnífico equipo.
Nuestra tarea se realiza en la Vicaria III, en el Arciprestazgo de Moratalaz, y consiste en impartir durante 3 semanas, en sesiones de 3 horas los lunes y miércoles, un taller que se denomina HABILIDADES SOCIO LABORALES.

Los grupos oscilan entre 8 y 12 personas, de todo tipo, cuyo denominador común es estar sin trabajo, pero sobre todo con un estado anímico muy bajo. Se sienten mal y se consideran incapaces de salir de dicha situación.

Nuestra tarea en esos días es acompañarles, escucharles, animarles, quererles y sobre todo hacerles ver que ellos son capaces de variar su situación.
En este año 2015, hemos impartido 5 talleres con una participación de unas 60 personas y mi resumen es que hemos recibido de ellos, mucho más de lo que hayamos podido aportar. Les quieres y te quieren. Solo ver cómo vienen al taller y cómo terminan, es una satisfacción difícil de expresar, hay que experimentarla.

Como conclusión de mi pequeña experiencia deciros que merece la pena COMPARTIR Y VIVIR EXPERIENCIAS CON AQUELLOS QUE ESTÁN SUFRIENDO Y QUE NO VEN LA LUZ EN SU VIDA.

Como la música es fuente de inspiración deciros que en muchos momentos de mi vida he tenido presente esta canción:

Pequeñas aclaraciones. Aquí en la tierra, 1971. Miguel Manzano. J.A. Olivar.

Cuando el pobre nada tiene y aún reparte,
cuando un hombre pasa sed y agua nos da,
cuando el débil a su hermano fortalece, …

Va Dios mismo en nuestro mismo caminar,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar.

Cuando un hombre sufre y logra su consuelo,
cuando espera y no se cansa de esperar,
cuando amamos, aunque el odio nos rodee, …

Cuando crece la alegría y nos inunda,
cuando dicen nuestros labios la verdad,
cuando amamos el sentir de los sencillos, …

Cuando abunda el bien y llena los hogares,
cuando un hombre donde hay guerra pone paz,
cuando hermano le llamamos al extraño, …

Pixelada2

Share Button

¿Cómo lo ves?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *