Adela de Batz de Trenquelléon. Como Adela, llamados a la santidad

Adela de Batz de Trenquelléon

Beatificación en Agen el 10 de junio de 2018

Como Adela, llamados a la santidad

Adela fue una mujer que vivió con pasión su amor a Dios, la amistad con sus iguales, y la compasión y el servicio a los más pobres. Ella supo convertir los sueños en proyectos. Primero fue la “pequeña asociación” que reunía a jóvenes que compartían su fe e inquietudes misioneras; luego, la Congregación mariana y más tarde la fundación de las Hijas de María Inmaculada, religiosas marianistas, el 25 de mayo de 1816.

Adela se puede decir que es una persona atravesada por Dios. Al igual que las vidrieras de las iglesias, que permiten entrar la luz en diversas tonalidades de colores, Adela ha acogido la luz de Dios y la ha trasmitido al mundo. (Circular nº 13 Superiora General.)

En Adela se cumple muy bien lo que dice el Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Gaudete et exultate n. 15: “Deja que la gracia de tu Bautismo fructifique en un camino de santidad. Deja que todo esté abierto a Dios y para ello opta por él, elige a Dios una y otra vez. No te desalientes, porque tienes la fuerza del Espíritu Santo para que sea posible”.

“¡Qué hermoso día el de mi bautismo!  ¡Feliz compromiso adquirido en él! Renovémoslo con todo nuestro corazón; comprometámonos de nuevo en el amor y en el servicio de Dios; caminemos bajo el estandarte de la cruz” Carta 104.

Los beatos Chaminade y Adela nos alientan, nos estimulan a seguir caminando hacia la meta en la carrera que nos toca, pero “no para que tratemos de copiarlos, porque eso hasta podría alejarnos del camino único y diferente que el Señor tiene para nosotros. Cada uno de nosotros hemos sido llamados a acoger la luz de Dios y a transmitirla al mundo. Pero eso sí, somos únicos e irrepetibles en la llamada. ‘Antes de formarte en el vientre, te elegí; antes de que salieras del seno materno, te consagré’.” (Gaudete et exultate, 11,13)

“Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida. Déjate transformar, déjate renovar por el Espíritu, para que eso sea posible. No tengas miedo de apuntar más alto, de dejarte amar y liberar por Dios. No tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo.”  (Gaudete et exultate, 24,34)

“Hemos debido recibir el Espíritu Santo en la gran solemnidad de Pentecostés… Él ha debido encendernos en amor a Dios…el corazón no puede estar en todas partes… ¿Hemos recibido este Espíritu de fuego y de amor? Nuestras obras lo demostrarán. Y tú sabes bien, querida amiga, que, al salir del Cenáculo, los apóstoles eran unos hombres completamente cambiados: de cobardes y tímidos que eran antes, se volvieron encendidos y dispuestos a sostener su fe en Jesucristo a riesgo incluso de su propia vida.” Carta 82,3-4.

Beata eres, Adela. Has muerto en Él, ahora vives en ÉL y tus obras te acompañan. Intercede por nosotros a fin de que, como tú, nos dejemos atravesar por su luz, y en el juego de colores y de diversidad que nos diferencia, Él pueda seguir mostrando SU ROSTRO.

María José Jáuregui, fmi

Adèle de Batz: continuo camino ascendiente hacia la santidad

Le site officiel de la Béatification de Mère Adèle

Messe de béatification de Mère Adèle de Batz à Agen

Adela. Kairoi. Nacidos de mujer, 2002.

Mujer de corazón,
creyó siempre en la amistad.
Sus ojos en Jesús,
con el grupo caminó.

El espíritu sopló
en su amor hacia los pobres.
En su vida y su camino
fue su fuerza en lo vivido.

ADELA corazón vivo,
Mujer de Dios y del mundo
tu rostro reflejo vivo
de ese AMOR que es tan profundo.

Mujer de gran ilusión
sus proyectos construyó
abrigando en su corazón
la palabra del Señor.

No fue fácil el amor
frente a las dificultades.
Pero ella confió
y su amor fue siempre grande.

ADELA corazón vivo…

Share Button

¿Cómo lo ves?