Desde la alegría

Alegria1Antes de comenzar quisiera dar las gracias, especialmente a Josefa, por el “regalo” que supone la invitación a contar un poquito de mi experiencia de compromiso y de fe en vuestro blog.

Mi nombre es Alfonso Clavero. Soy Salesiano cooperador del centro de Málaga, pero en realidad “me encontré” con Don Bosco no hace muchos años…

Alfonso

Dios quiso que, como por aparente casualidad, comenzara a trabajar en Cáritas como educador de calle en una barriada marginal de nuestra ciudad…

Es en ese trabajo de acompañamiento a jóvenes con dificultades, en su día a día, en sus problemas, sus alegrías… donde empieza a cambiar o mejor dicho a adquirir “verdadero sentido” el mensaje de Jesús. La vivencia de las dificultades, la incomprensión de situaciones sufridas por los muchachos, la impotencia de no poder ayudarles en sus problemas… generarán situaciones de desesperanza, incomprensión… que harán fortalecer mi fe y  volver la mirada a Don Bosco como modelo de entrega, de compromiso con los jóvenes…

Y habrá una expresión del Santo de los jóvenes que me vendrá continuamente Estad siempre alegres”

Sin duda, esta es una de las frases de Don Bosco más conocidas y que representan a los salesianos y su carisma. Este empeño en hacer presente la alegría han llevado a considerar a San Juan Bosco como el hombre de Dios que santificó la alegría… que creó la “pedagogía de la alegría”.

 

Estad siempre alegres” sin embargo, ¿cómo hacer eso posible en ese barrio en el que estaba? ¿cómo transmitirles alegría sincera a aquellos chavales en aquellos momentos… ¿siempre alegres?… ¿Cómo?… ante tanta dificultad e injusticia.

Imagen2En aquel momento interiorizo algo que tantas veces se nos dice, se nos presenta… y que uno cree tener claro pero que me doy cuenta que solo de forma “teórica”… y no es otra cosa, que comprender que la alegría verdadera que puedes ofrecer proviene del encuentro personal con Jesús… que la alegría que tú puedes transmitir proviene de vivir la fe, de sentirte querido y perdonado por Dios a pesar de tus múltiples defectos y limitaciones.

Hace vivas casi dos siglos antes, las palabras del Papa Francisco cuando nos dice en Evangelii Gaudium.: La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús (…) son liberados de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría.”

Y es que la alegría de la vida para los cristianos es la alegría del encuentro con Jesús, de rendirse a Él… y  que se concreta en la alegría del servicio.

Os dejo un enlace una canción de Jesús Adrián Romero que nos habla, precisamente, de cómo se gana la vida cuando nos rendimos ante Jesús.

Un abrazo y nuevamente… muchas gracias.

Te dejo ganar. Jesús Adrián Romero.

Ya no quiero luchar,
ya no quiero pelear,
hago a un lado las armas
en las que confiaba y te dejo ganar.

Me ha vencido tu amor
y tu buen corazón,
he venido a rendirme
a tus pies y decirte
te doy el control.

Vengo hasta la cruz a rendirme,
si quieres hoy recibirme
vengo a caer a tus pies
y a decirte: por siempre eres tú mi Señor,
hoy te entrego las riendas de mi corazón

Me cansé de pelear
y tu amor evitar,
me di cuenta que pierdo
si gano esta lucha contra la verdad.

Hasta aquí me alcanzó
mi obstinada razón
he borrado la raya
que me separaba de tu bendición.

Vengo hasta la cruz a rendirme…

De mi corazón, de mi corazón.

Share Button

¿Cómo lo ves?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *