El dulce Nombre de María

Virgen con el Niño. Catacumba de Sta. Priscila (Roma) Siglo II.

«… Y el nombre de la Virgen era María» (Lc 1, 27)

En los tiempos de persecución, -ya en las catacumbas romanas-, reconocemos su nombre: «María, Madre de Dios», que el propio Jesús universaliza en el Calvario, como: «Madre nuestra».

Hoy, fiesta patronal de la Compañía de María (marianistas), os invitamos a empezar el día con una hermosa oración de un religioso marianista, Manuel Madueño, sm.

Virgen María, mujer solidaria y madre emigrante,
tú conociste la violencia, la persecución, y el miedo;
viviste en el exilio y en Egipto cuidaste de Jesús.
Gracias por descubrirnos hoy estas facetas de tu vida,
desconocidas y poco valoradas por nosotros.

Danos tus ojos abiertos a la vida, a la realidad de mundo
y al dolor de tantos hermanos pobres y excluidos.
Danos un corazón solidario ante tanta injusticia
y sacude de nosotros el egoísmo y la comodidad.

Danos una voluntad decidida y generosa,
Dispuesta a asumir un mayor compromiso por los pobres.
Sé nuestra madre y nuestra maestra paciente
en este aprendizaje que nos cuesta tanto.

Ayúdanos a descubrir en los rostros de tantos hermanos
la dignidad que el Padre les ha regalado
y la mirada de Jesús, identificado con cada uno de ellos.
Mantennos en la fe, en el amor y en esta lucha por el Reino.

Amén.

Oh María. Levántate, 2004. P. Juan Ignacio Pacheco.

Qué difícil es dar una vida sin tu presencia,
qué difícil es comparar tu imagen con la mía,
sin tu amor, sin tu luz que sería de mí…

Oh María, madre mía,
no me dejes solo que moriría.
Oh María, madre mía,
en ti confío
mis penas y alegrías,
no me dejes,
que de ti depende mi vida [bis]

holy-nameWeb

Desde Perú, el Hno. Douglas Roper, sm nos dirige unas palabras con motivo de la fiesta del Santísimo Nombre de María.

Share Button

¿Cómo lo ves?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *