Fuertes en la fe (Guillermo José Chaminade)

ERES GUÍA DE LA FE EN MUNDO INCIERTO, Y DESCUBRES LOS CAMINOS DEL ESPÍRITU EN MEDIO DE LOS CAMBIOS DE LOS TIEMPOS.

 

GUÍA DE LA FE

ERES GUÍA DE LA FE EN MUNDO INCIERTO,

Y DESCUBRES LOS CAMINOS DEL ESPÍRITU

EN MEDIO DE LOS CAMBIOS DE LOS TIEMPOS.

 

Tu fe te hizo testigo en los comienzos,

cuando un mundo renovado ya apuntaba.

En medio del dolor y la increencia,

y apoyado por la Iglesia que tú amabas,

supiste dar un sí al mismo tiempo

al perenne valor del Evangelio,

y a la nueva sociedad que se gestaba.

 

La espera se fraguó en tierra extraña,

exilio en Zaragoza con María.

En medio de oración y de desierto

supiste descubrir lo que no vale

para una nueva Iglesia peregrina;

y a nuevos compromisos invitabas

al discípulo que sigue a Jesús

y que camina.

 

El amor te hizo profeta en el regreso,

al volver a la Francia transformada.

En medio de una tierra devastada

pusiste los cimientos de un proyecto:

“la misión ya es de todos” les dijiste,

pues tejiendo con la fe comunidades,

encarnamos en el mundo Paz y Reino.

 

La Misión la empezaste con el pueblo,

con cien grupos de hombres y mujeres

que hicieron de la “fe del corazón”

y de “haced lo que Él os diga”

un doble reto.

Pues solo quien transforma el corazón

podrá ir de María hasta Jesús,

y con él y su Evangelio, al mundo entero.

 

 En Adela y sus amigas tú encontraste

las mujeres de una nueva Iglesia viva,

que buscaba para siempre consagrarse.

 

Ellas fueron las primeras de ese pueblo,

que quisieron abrir paso a la aventura

de la vida consagrada misionera,

y entregar al Señor la vida entera.

Con siete hombres de fe que se te unieron,

brotó en “San Lorenzo” Compañía.

 

Y esa viña que fue fiel escondite,

catacumba en los días de la prueba,

se convierte en lagar y vino nuevo,

de la vida marianista ya naciente:

“el hombre que no muere”,

y que es hijo de María.

 

Y éste , Guillermo José, es tu mensaje:

que solo quien da un sí como hizo Ella,

y encarna la Palabra verdadera

en el propio corazón y en nuestra tierra,

descubre al Padre Amor que nos espera,

y a Jesús, nuestro camino, y a su Espíritu:

Dios a quien María para siempre glorifica.

Amén

Himno a Guillermo José Chaminade: su figura, su obra y su mensaje. (Enrique Aguilera Llovet SM- Zaragoza. 2000. Año de la beatificación).

En este himno se basó el grupo Kairoi para componer esta canción, Chaminade :

Share Button

Acerca de Noelia

Buscadora incansable, en lo cotidiano, de los pequeños detalles que hacen la vida bonita. Enamorada de mi vocación, mi pasión por educar. Miembro del Equipo Ágora Marianista, una familia.

¿Cómo lo ves?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *