La luz, de nuevo, brilló

En aquel pesebre de Belén

la luz brilló,

la vida se hizo palpable

y un Niño nos nació.

Fue creciendo el pequeño, enseñanzas nos dejó,

juguetón y risueño soñaba

con hacer del mundo un lugar mejor.

Caminaba por la tierra transmitiendo un gran amor.

Deseaba con todas sus fuerzas

que viviéramos al mismo son.

Llegados sus treinta y tres

fue condenado al dolor,

y aun aclamado con palmas,

la injusticia humana a la cruz le condenó.

Aquel que su amistad prometía

con avaricia le entregó.

Por todos nuestros pecados

en una Cruz exhaló.

Pero como aquella Nochebuena

la luz de nuevo brilló,

La vida volvió a ser palpable:

Jesús resucitó.

 

Por todo ello hoy en Hágase,

queremos con devoción:

Darle gracias a la vida

por la vida del Señor.

Noelia HT

Share Button

Acerca de Noelia

Buscadora incansable, en lo cotidiano, de los pequeños detalles que hacen la vida bonita. Intentando hacer de la risa mi idioma. Enamorada de mi vocación, mi pasión por educar. Miembro del Equipo Ágora Marianista, una familia.

¿Cómo lo ves?