Si tú me dices: «¡Ven!», lo dejo todo…

Frecuentemente los seres humanos asociamos personas, palabras, frases, imágenes, hechos y situaciones desconociendo el por qué. Eso me ha pasado invariablemente con el famoso bolero de Los Panchos: «Si tú me dices: «¡Ven!».

Cuando alguien hablaba o me preguntaba sobre la vocación, siempre e inexorablemente venía a mí la letra del bolero, que yo «adaptaba» a esa respuesta de dejarlo todo para acudir a la llamada, a Su Llamada.

Ha transcurrido mucho tiempo, pero como no hay casualidades, en el Encuentro Ágora de este año, Enrique Aguilera, sm tras comentarle que me encargaba de hacer una entrada con este título, nos informó que en realidad se trataba de una hermosa poesía de Amado Nervo, que desconocíamos y que a continuación transcribo:

Si tú me dices: «¡Ven!», lo dejo todo…

Si tú me dices: «¡Ven!», lo dejo todo…

No volveré siquiera la mirada

para mirar a la mujer amada…

Pero dímelo fuerte, de tal modo

que tu voz, como toque de llamada,

vibre hasta en el más íntimo recodo

del ser, levante el alma de su lodo

y hiera el corazón como una espada.

Si tú me dices: «¡Ven!», todo lo dejo.

Llegaré a tu santuario casi viejo,

y al fulgor de la luz crepuscular;

mas he de compensarte mi retardo,

difundiéndome, ¡oh Cristo!, como un nardo

de perfume sutil, ante tu altar.

Ciudad seva. Si tú me dices ¡Ven! Amado Nervo.

Fue como si, de repente, lo entendiera todo. Ese toque de llamada de Jesús está patente en la poesía original, en las palabras y en el corazón de Amado Nervo. Hoy me sirve para introduciros uno de los temas en los que vamos a incidir en nuestro Hágase: el Papa Francisco ha fijado la fecha de octubre de 2018, en la que el Sínodo de los Obispos tratará el tema: «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional».

Éste es el documento preparatorio:

Documento Preparatorio de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos

Carta del Papa Francisco a los jóvenes del mundo. María de Nazaret tv

El proceso se abrió para obtener datos y atender a las necesidades de los jóvenes en el mundo y en la Iglesia de hoy, acompañar en el discernimiento para que descubran o inicien un proyecto de vida, una respuesta personal e intransferible a la llamada del Señor.

Desde junio, está activa la Web, donde jóvenes de todo el mundo, entre 16 y 29 años, han participado en una encuesta online en seis idiomas para la Secretaría del Sínodo.

Página Oficial del Sínodo sobre los jóvenes

«Queridos jóvenes, no enterréis vuestros talentos, los dones que Dios os ha regalado. No tengáis miedo de soñar cosas grandes.»

Twitter. Pontifex. 18:26 – 26 abr. 2013

Cuando nos planteamos cómo íbamos a abordar este gran acontecimiento, decidimos que sería a través del testimonio de las llamadas que han escuchado y a las que han respondido distintos jóvenes dentro de nuestra Iglesia. No lo han dudado ni un instante, y ante ese: «Si tú me dices: «¡Ven!», han corrido presurosos a dejarlo todo, respondiendo con un «Voy, ¡Señor!».

En palabras del Papa, que a todos os proteja «Los proteja María de Nazaret, una joven como ustedes a quien Dios ha dirigido su mirada amorosa, para que los tome de la mano y los guíe a la alegría de un ¡heme aquí! pleno y generoso (cfr. Lc 1,38). Un «Heme aquí» a imagen del de María.»

Os vamos a ir ofreciendo esos hermosos testimonios que nos sirvan para ver a esos jóvenes concretos que representan a otros muchos que no han tenido miedo a soñar cosas que Dios había dispuesto para ellos. No importa lo grandes o pequeñas que sean: todos y cada uno de ellos han respondido generosamente a La Llamada. Les agradecemos muchísimo el que se hayan prestado a compartirlas aquí con todos nosotros, y no podemos sino rezar por ellos y con ellos, deseándoles el mejor de los caminos elegidos.

ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO POR LOS JÓVENES

Señor Jesús, tu Iglesia en camino hacia el Sínodo dirige su mirada a todos los jóvenes del mundo.

Te pedimos para que con audacia se hagan cargo de la propia vida, vean las cosas más hermosas y profundas y conserven siempre el corazón libre.

Acompañados por guías sapientes y generosos, ayúdalos a responder a la llamada que Tú diriges a cada uno de ellos, para realizar el propio proyecto de vida y alcanzar la felicidad.

Mantén abiertos sus corazones a los grandes sueños y haz que estén atentos al bien de los hermanos. Como el Discípulo amado, estén también ellos al pie de la Cruz para acoger a tu Madre, recibiéndola de Ti como un don.

Sean testigos de la Resurrección y sepan reconocerte vivo junto a ellos anunciando con alegría que tú eres el Señor.

Amén.

Oración del Papa por los jóvenes

Oración continua por el Sínodo, de los Escolapios:

prayforsynod

Share Button

¿Cómo lo ves?