Trinitarias de Suesa. El amor Evangelio vivo y vivido.

http://www.monjasdesuesa.org/

¿Quiénes sois? ¿Qué hacéis? ¿Por qué es importante vuestra vocación?

Somos una comunidad pequeña de monjas Trinitarias, distintas mujeres que un día recibimos una invitación y respondimos a ella dejando nuestra “tierra conocida” para adentrarnos en la “tierra sagrada” de la comunidad.

Somos una comunidad bastante heterogénea: tenemos variedad de edades y procedencias. Cada una de nosotras tenemos nuestra propia historia, toda una “configuración” que nos hace diferentes unas de otras. Y pensamos que gracias a esta diferencia podemos aventurarnos a ser comunidad. Porque la diversidad es divina y es eterna. Sí, nuestro Dios Trinidad es todo un ejemplo de diversidad en comunión (El Padre, el Hijo, la Santa Ruah…).

Pertenecemos a una Orden antigua, medieval: la Orden de la Santísima Trinidad, que nace en un momento histórico conflictivo cuando dos grandes religiones buscan dominar el mundo conocido. La cristiandad, las cruzadas, las luchas por los “santos lugares”… son el caldo de cultivo en el que germina el carisma trinitario.

En un ambiente eminentemente bélico surgen personas que van creando caminos alternativos que poco a poco transformarán la realidad. En pleno auge de las cruzadas, donde abundaban las Órdenes de Caballería que tomaban las armas para luchar contra los “infieles”, surgen también las Órdenes Redentoras. Un nuevo carisma, una nueva manera de ver y afrontar la realidad.

Juan de Mata funda una Orden que quiere responder al drama que supone la lucha entre religiones. Pero en lugar de tomar las armas escoge el camino del diálogo, del intercambio, de la negociación. La Orden de la Santísima Trinidad surge con el deseo de dialogar para devolver la armonía, que las personas cristianas puedan volver a tierras cristianas y las musulmanas a sus zonas de origen.

El carisma trinitario es profundamente humano, desea liberar del sufrimiento y hacerlo con la mirada puesta en Dios Trinidad. Nosotras, como comunidad, hemos recibido este legado y queremos hacerlo carne en nuestra realidad concreta. Desde nuestra vida contemplativa nos acercamos, a corazón descubierto, al sufrimiento de hoy y tratamos de vivir de manera que nuestra vida pueda ser alivio. Por ejemplo, intentamos vivir de forma austera, sencilla, de tal modo que nuestro consumo sea responsable, respetuoso con el medio ambiente. También justo, para que nuestro estilo de vida no se convierta en esclavitud para otras personas. Nos informamos de cómo y dónde están hechos los productos que consumimos. Nos esforzamos por no crearnos necesidades absurdas. Todo son pequeñas cosas, gestos que aparentemente no cambian nada, pero que a la larga nos trasforman, nos hacen personas más sensibles y conscientes.

Esta manera de vivir surge de muchas horas de silencio y de escucha, de un trato prolongado con el Dios de la Vida, de las personas pobres y humildes. Dios Trinidad nos va trabajando, modelando a su imagen y semejanza, nos enseña a ser Hijas y también Hermanas.

Nuestra vida, tan parecida a la vida de cualquiera, pero a la vez tremendamente alternativa, nos permite vivir despiertas, tomando conciencia de quiénes somos y la responsabilidad que tenemos como mujeres y como comunidad.

No hacemos grandes cosas, no hemos sido llamadas a estar en la vanguardia, pero desde la retaguardia, desde el anonimato, desde la soledad y el silencio de nuestro monasterio le gritamos al mundo que se puede vivir de otra manera, que las diferencias no son excusa para el conflicto, que el consumo no da la felicidad, que las cosas que necesitan esfuerzo son las más valiosas y que el amor no es un cuento, es Evangelio vivo.

https://www.youtube.com/user/monjasdesuesa

Monjas Trinitarias de Suesa. RTVE 2. Pueblo de Dios. 16-11-2014. Suesa, en femenino y plural.

Share Button

¿Cómo lo ves?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *