Un solo corazón, una sola alma

«La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma». (Hch 4, 32)

Astronauta

2001 A Space Odyssey.

«Dicen que los astronautas, cuando contemplan la tierra desde el espacio, durante la primera semana miran sólo su propio país; durante la segunda semana se identifican con su continente y que, a partir de la tercera semana, sienten que pertenecen a un único planeta.

Tal vez en ellos se dé de forma condensada el proceso de la humanidad: desde el instinto tribal, cuyo sentimiento de pertenencia a un grupo tiende a ser excluyente de los demás, hacia una progresiva ampliación del horizonte de fraternidad mundial».

Los ciegos y el elefante. El diálogo interreligioso. Javier Melloni.
Cuadernos de Cristianisme i Justícia, 97, 1999. Fundació Lluis Espinal.

corazonweb

Os dejamos una canción que no sólo utilizamos mucho en nuestras celebraciones, sino que responde a nuestro carisma marianista, transmitido por el Beato Guillermo José Chaminade: ese ser y sentirse hermanos que intentamos reflejar en el día a día en nuestras distintas comunidades de religiosas, religiosos y laicos.

¡Somos una familia. Sé y siéntete bienvenido!

 Un solo corazón. Kairoi. Nacidos de mujer.

Share Button

¿Cómo lo ves?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *