Estamos en Cuaresma

Tras el Miércoles de Ceniza hemos comenzado el tiempo de Cuaresma, un tiempo fuerte en la vida de los cristianos. Un tiempo de Conversión, momento privilegiado para estar atentos a nuestro ser más íntimo e intentar conciliar la bondad con la vida.

Queremos compartir con vosotros un relato que esperemos nos ayude a centrarnos en este tiempo tan especial.

ermitañoHistoria del ermitaño

Se cuenta que en una ocasión un viejo ermitaño se quejaba de lo mucho que tenía que hacer.

La gente le preguntó cómo era posible que en la soledad del bosque tuviera tanto trabajo. Y él les contesto:

 

 “Tengo que domar a dos halcones, entrenar a dos águilas, mantener quietos a dos conejos, vigilar una serpiente, cargar un asno y someter a un león”.

-“No vemos ningún animal cerca de la cueva donde vives. ¿Dónde están todos estos animales?”. Le respondieron

Entonces el ermitaño les dio una explicación que todos pudieron comprender. Todos los hombres también llevamos estos animales en nuestro interior.

– “Los dos halcones –les dijo– se lanzan sobre todo lo que se les presenta en frente, bueno y malo. Tengo que domarlos para que sólo se lancen sobre una presa buena. Son mis ojos.”

– “Las dos águilas, con sus garras, hieren y destrozan todo lo que agarran. Tengo que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir. Son mis dos manos.”

– “Los conejos quieren ir adonde les plazca, huir de los demás y esquivar las cosas que les parecen difíciles. Tengo que enseñarles a estar quietos, aunque haya un sufrimiento, un problema o cualquier cosa que no me guste. Son mis pies.”

– “La más difícil es vigilar la serpiente, pues aunque se encuentra encerrada en una jaula de 32 varillas, siempre está lista por morder y envenenar a los que la rodean apenas se abre la jaula. Si no la vigilo de cerca, hace daño y lastima. Es mi lengua.

– “El burro es muy obstinado y no quiere cumplir con su deber… pretende estar cansado y no quiere llevar su carga de cada día. Ese es mi cuerpo.”

– “Finalmente necesito domar al león, pues quiere ser el rey. Siempre quiere ser el primero, es vanidoso y orgulloso. Es mi corazón.”

José Carlos Bermejo. “Regálame la salud de un cuento” (Ed. Sal Terrae, 2012)

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-cuaresma

  • ¿Te ves identificado en la vida de este ermitaño?
  • ¿Cómo te preparas en esta Cuaresma?

Para ayudarte a la reflexión, un poco de musiquita movida de la voz de Juanes…

Esperamos, y deseamos, que compartáis vuestras inquietudes y pensamientos.

Te invitamos también a rezar juntos, el Salmo del corazón, en nuestro apartado Especial “mira!!”, pincha AQUÍ.

¡Feliz Cuaresma!

Share Button

Acerca de Noelia

Buscadora incansable, en lo cotidiano, de los pequeños detalles que hacen la vida bonita. Intentando hacer de la risa mi idioma. Enamorada de mi vocación, mi pasión por educar. Miembro del Equipo Ágora Marianista, una familia.

¿Cómo lo ves?

  1. ¡Bienvenido Santiago!
    Es un relato, que nos hace recapacitar en nuestra conducta. los hermanos son importantes.
    Por eso no da esa lección tan clara, José C Bermejo.
    Un cordial saludo cuaresmal, con miras a la Pascua.

  2. Me ha gustado el relato del ermitaño. Una forma muy clara de exponer los valores que debemos intentar tener todos los creyentes.

Los comentarios están cerrados.